5 personas con las que cursaste en la universidad

Después de cursar un par de materias en la universidad te convertís en un experto en identificar a estos tipos de personas.

1. El que siempre cree que le fue mal

El tipo se tiene cero confianza, o sea cero. Cada vez que hay un examen se pone igual: súper nervioso, pesimista, llorón. Todos están convencidos de que le va a ir bien, salvo él. Cuando finalmente le dan la nota (que es siempre buena ya que estamos) respira aliviado pero nunca se hace cargo. Nunca va a reconocer que le fue bien porque estudió o porque pudo encarar correctamente las preguntas. “Fue suerte“, “Pasé de pedo“, “Es que me tocó el tema fácil“, etc.

Probablemente un psicólogo haría muy buena guita resolviendo sus problemas de autoestima.

2. El que no tiene ningún interés en la carrera

No hay que ser un genio para darse cuenta de que esta persona prefiere estar en cualquier otro lado, menos en la clase. Se la pasa mirando el techo o haciendo dibujitos en su cuaderno…ni se gasta en tomar apuntes. No está muy claro por qué se anotó para cursar si no le interesa, ¿mandato familiar quizás? O tal vez está teniendo una crisis existencial y todavía necesita algo de tiempo para resolverla.

Es evidente que no va a seguir, pero nadie puede adivinar en qué momento del cuatrimestre va a abandonar.

3. El que nunca hace nada y siempre pasa

Nadie sabe cómo hace. Sobre todo porque el muy garca no comparte su secreto. ¿Quién sabe? Quizás cuando nadie lo ve se mata estudiando pero en clase está siempre vagueando y siempre tiene tiempo para extracurriculares, para hacer sociales y para salidas varias. No parece muy aplicado…¿entonces? Está claro que el tipo encontró la fórmula para aprovecharse del sistema.

Seguramente tiene buenas conexiones y consigue los mejores apuntes del curso…o es un genio incomprendido.

4. El carismático

Encontró el equilibrio justo entre el estudio y la vida social. A diferencia de muchos, la carrera no le consumió el alma: transmite energía y ganas de vivir. Es muy extrovertido y se lleva bien con todos, hasta con los raros de la clase. Todos quieren ser su amigo: es un tipo alegre y sociable. Cuando hay planes el fin de semana todos lo siguen: es el alma de la fiesta y siempre tiene ideas originales para que todos se diviertan.

Tiene buen futuro como líder populista.

5. El que pregunta siempre

Siempre. Pero SIEMPRE. Después de un par de semanas de cursar con él, a todo el mundo le queda claro que no lo pregunta porque tiene dudas en serio sino porque está tratando de fingir interés en la materia. Lo que lo convierte en chupamedias y a nadie le gusta un chupamedias.

Su peor pecado: seguir preguntando cuando la clase ya terminó y obligar a todos a quedarse un rato más.

 

También te puede gustar...