Elecciones de casting que hubieran cambiado totalmente la película

Es muy difícil que al ver una película tomemos conciencia del enorme trabajo que hay detrás del producto final. Quizás tengamos una idea general, pero seguramente ignoremos una parte importante del proceso y olvidemos que el éxito de un film depende de muchas más cosas que del guión y su director.

La selección de los actores adecuados para dar vida a los personajes de una historia es tanto o más importante que esas dos cosas y la verdad es que no es nada fácil: el éxito o el fracaso de un film también dependen de saber elegir bien.

A continuación, algunos casos curiosos de actores considerados para papeles icónicos y que, por una razón o por otra, finalmente no formaron parte del elenco.

 

A Sean Connery le ofrecieron el papel de Gandalf en El Señor de los Anillos. Lo rechazó porque “no entendía el guión”.

La oferta era muy buena también: US$10.000.000 + un 15% de los ingresos de taquilla. La trilogía hizo muchísimo dinero: de haber aceptado hubiera ganado alrededor de US$400.000.000. ¿En qué estaba pensando el ex 007?

 

Will Smith fue considerado para el papel de Neo en Matrix, pero el actor rechazó la oferta y decidió hacer Wild Wild West. Claro, no había manera de saber que Matrix sería tan exitosa.

Ya sabés, la próxima vez que sientas que tomaste una pésima decisión acordate de Will Smith. Se te pasa enseguida.

 

Esta es la lista de los actores que podrían haber interpretado al Doc Brown en Volver al futuro. ¿Pensás que alguno de ellos podría haber hecho un mejor trabajo que Christopher Lloyd? Es imposible imaginar a un par en el papel del científico loco. Danny De Vito y Mickey Rourke seguramente sean las opciones más curiosas.

 

A Robert De Niro le ofrecieron el papel de Jack Sparrow en Piratas del Caribe: la maldición del Perla Negra (2003). El actor lo rechazó, porque imaginó que a la película no le iría bien, como a muchas otras que pertenecen a ese género. Cuando vio la popularidad del film se dio cuenta de su error y por eso sí aceptó cuando le propusieron ser el Captain Shakespeare en Stardust (2007).

 

Ridley Scott contó que para el papel de Ripley (Alien) debió elegir entre Sigourney Weaver y Meryl Streep. Hizo una buena elección: hoy Weaver es conocida como “la reina de la ciencia-ficción”.

 

Mel Gibson y Harrison Ford también fueron considerados para el papel del Capitán John Miller (Rescatando al soldado Ryan). Finalmente Steven Spielberg se decidió por Tom Hanks.

 

Quentin Tarantino quería que Will Smith fuera Django, de hecho cuando escribió el guión para la película (Django desencadenado) ya tenía en mente ofrecerle el papel al actor.

Los 2 se juntaron varias veces y hablaron del proyecto. Pero Smith no aceptó trabajar en la película: quería que la historia gravitara más hacia el amor de Django por su esposa y no tanto en la violencia. Las diferencias artísticas entre ambos eran notables.  Finalmente el célebre director trabajó con Jamie Foxx. Otra más que se le escapó a Will…

 

 

 

Como se puede ver, una elección de casting diferente hubiera cambiado a todas estas películas tal como las conocemos. Posiblemente también las hubiera arruinado…

 

Fuente: Frenys

 

También te puede gustar...