Es de pijicorti 2

 

Por si no quedó claro: si hacés alguna de estas cosas no te la encontrás ni usando una lupa.

1. Ver esta lista y automáticamente pensar que habla de vos

Es natural, viste el título y pensaste que hablaba de vos. Enseguida te sentiste identificado. Es que un verdadero pijicorti se hace cargo solito y aparece sin que lo llamen.

2. Manejar en un auto muy, muy grande

Si sos un pijicorti de ley no podés escapar a este cliché. Nada dice “estoy compensando por algo diminuto” como un auto gigante. ¿Por qué insistís? Todos sabemos que el tamaño de tu amigo es inversamente proporcional al tamaño de tu auto.

3. Pensar que el clítoris es un tipo de arito

La primera vez que escuchaste hablar del clítoris probablemente pensaste que era un tipo de piercing. Pasó el tiempo y todavía no sabés dónde queda. No podrías encontrarlo ni aunque lo tuvieras en frente.

4. Creer que sos irresistible; enojarte cuando te dicen que no

Pensás que nadie puede resistir a tus encantos. Ignorás por completo la posibilidad de que no te encuentren atractivo. Para vos las mujeres que te rechazan entran en alguna de estas 3 categorías: “locas“, “histéricas” o “frígidas“. Bajate del pony, flaco.

5. Acusar de feminazi a cualquier mujer que demanda igualdad

Sumás puntos extra si sos de los que diferencian entre “feministas” y “feminazis” y declarás que estás sólo a favor de las primeras.

6. Preguntar si la tenés más grande que los ex

Ya sea por curiosidad real o por un tema de inseguridad, preguntar por el tamaño de los otros te delata. Dejá de obsesionarte con el pasado y no insistas: cada vez que preguntás la hacés peor.

7. Terminar súper rápido y no preocuparte de que tu pareja la pase bien

La peor combinación: además de pijicorti, egoísta. No te cuesta nada ser caballero y ocuparte un poco.

 

Ahora ya sabés, si hacés alguna de estas cosas…

También te puede gustar...