Enamorate de alguien que lee

 

Nadie dice que salgas con el lector más ávido del país pero sería bueno que trates – en lo posible – de que tu enamorado tenga, por ejemplo, una mínima idea de quien es Fermina Daza. O por lo menos que no crea que es una marca de perfumes.

¿Pensás que leer está sobrevalorado? ¿Te parece que el hecho de que él lea no es garantía de que sea más inteligente ni de que ustedes sean más compatibles? ¿Los lectores que conocés son súper pedantes?

Quizás alguno de los siguientes argumentos logre convencerte.

1. Leer puede ser MUY sexy

¡No te rías! Estoy hablando en serio. ¡Muy en serio! ¿No me crees? Mirá las fotos que publican en la cuenta de Instagram hotdudesreading.

2. Nunca te vas a aburrir

La gente que lee siempre tiene algo nuevo para contar. Pasan tanto tiempo entre páginas de los libros que se vuelven expertos en contar historias, casi sin darse cuenta. Te pueden pintar un mundo sólo con palabras.

3. Las cosas en la cama pueden ser más interesantes

Cuando le pidas que te hable sucio se va a poder poner muy creativo. Siempre está bueno encamarte con alguien capaz de decir algo más interesante que “¿Querés la leche?” para calentarte.

4. Puede ser muy útil

“Mi amor, vos que leíste Crimen y castigo…¿me lo resumís en un par de líneas? Es para una clase y no llego a leerlo”.

5. Los lectores siempre están listos para escucharte

Callados. Pacientes. Listos para sentarse y escuchar con interés una nueva historia. Si tenés algo para contarles, ellos te prestarán atención (ojo, vos tampoco te aproveches de esto).

6. Vas a salvarte de salir con muchos brutos

En la era de la imagen y la comunicación visual mucha gente se jacta de no leer libros. Evitá a estos pelotudos como si tuvieran la peste. El pensamiento lógico, la capacidad para interpretar y la habilidad para argumentar y debatir se desarrollan leyendo. No gastes tu tiempo con gente a la que no le interesa cultivar esas competencias esenciales.

7. El hábito de lectura es contagioso
Las personas que leen tienen la virtud de contagiarle las ganas de leer a toda la gente que tienen cerca. Muy pronto vos también vas a estar leyendo a todas horas y en todos lados, sacando a pasear a los libros de acá para allá.

 

También te puede gustar...