Cómo reconocer a una loca de mierda

Hoy te acercamos la guía práctica para reconocer cuando estás en presencia de una verdadera loca de mierda.

1. Una loca de mierda presume de su locura

Hay flacas que están tocadas pero por lo menos tratan de disimular su desequilibrio. Una loca de mierda ni se molesta: ella misma se identifica públicamente de esa manera. Auspicia constantemente en su Facebook y demás redes sociales que tiene un carácter jodido y que nadie la aguanta, como si eso fuera una virtud.

 

2. Una loca de mierda tiene un montón de conversaciones con gente anónima

Se felicita por ser una luchadora y por no bajar los brazos. Putea a los que intentan – sin éxito – desmotivarla. Les avisa “a todos los que están TAN interesados en su vida privada” que lo que ella hace con sus cosas es tema suyo. Les reclama a todos los que hablan mal de ella a sus espaldas que mejor cierren el pico. ¿Pero a quién van dirigidos estos mensajes? Nunca queda en claro con quién está hablando. Hay 2 posibilidades:

1. La loca de mierda es ambigua a propósito, para no tener que hacerse cargo de sus exabruptos.

2. La loca de mierda trata de llamar la atención y por eso inventa conflictos donde no los hay: en realidad no tiene nadie con quien conversar.

3. Una loca de mierda habla mal de todo el mundo

Irritable, intratable, sin filtro. A la loca de mierda nadie le cae bien y no tiene ningún problema en decirlo abiertamente. Para ella el mundo está lleno de PE-LO-TU-DOS. Esto no la incluye, claro, porque se considera la hija perdida de Albert Einstein. ¡¿Cómo no va a ser así, si ella la tiene clarísima?!

4. Una loca de mierda se hace un cambio radical de look cada un par de meses

Sus metamorfosis son un indicador claro de su inestabilidad emocional. Es que la loca de mierda es una inconforme y en el fondo no está satisfecha ni con ella misma. Modifica constantemente su apariencia física porque piensa que un nuevo look le va a dar la felicidad que solo un cambio de actitud (o de terapeuta) le puede dar.

5. Una loca de mierda no sabe lo que quiere de la vida

La loca de mierda se queja del trabajo que tiene, pero no quiere renunciar. Está cansada de su novio, pero no quiere cortar. Habla mal de sus amigas, pero después les manda mensajes diciendo que las quiere y que las extraña. Está a las puteadas con la carrera que eligió, pero no va a abandonar. Tiene los huevos llenos con su familia, pero no se anima a irse a vivir sola. En definitiva, no tiene ningún tipo de plan de cómo salir de un montón de situaciones que la asfixian. No sabe cómo cambiar su vida, porque en definitiva, no tiene ni idea de lo que quiere.

 

¿Te acordaste de alguien mientras leías el artículo?

 

 

También te puede gustar...