Cómo saber si te estás volviendo un viejo choto

 

1. El boliche al que ibas cuando eras adolescente ya cambió 4 veces de nombre

Cuando lo visitás de nuevo te sentis rarísim@: es como estar en un lugar extraño y familiar a la vez. (O más de viejo choto aún: ya no podés ir porque dejó de existir hace años para transformarse en una playa de estacionamiento).

 

2. La resaca del viernes te dura hasta el domingo

Tu tiempo de recuperación ya no es el mismo: la resaca te dura cada vez más (mínimo 2 días) y se siente 1000 veces peor.

 

3. Cuando se cae una salida te ponés contento

Cuando tus amigos cancelan ya no te da bronca, te alivia. Además, querer dormir la siesta o que afuera esté lloviendo ahora se volvieron motivos válidos para bajarse de una salida.

 

4. Cuando un chico con uniforme de colegio te pide que le prestes la SUBE te pregunta: “Disculpe señor/a, ¿me saca el boleto?

Para boludo, ¿tan hech@ mierda estoy?”

 

5. Tu Facebook está repleto de fotos de casamientos y fotos de bebés

¡Cómo pasa el tiempo, loco! El 80% tus contactos está pasando por una nueva etapa: está cambiando de estado civil o reproduciéndose. Vos los mirás de lejos, con mucha bronca por hacerte sentir un viejo choto por dentro.

 


No sé vos, pero yo me acuerdo como si fuera ayer cuando haber nacido antes de 1990 era considerado “ser joven”. ¡Qué paja!

 

También te puede gustar...