Cuando te recibiste de pelotudo, pero como no te alcanzaba hiciste un posgrado

porqueno

 

También te puede gustar...