Quise aprovechar la desgracia ajena para hacer campaña y quedé para el orto

 

También te puede gustar...