Cuando querés seguir enojada pero sos una gordita de alma

 

También te puede gustar...