Cuando parece que sos un amargo, pero te redimís con un buen remate

amargado

También te puede gustar...