Cuando tu intento por silenciar a tus vecinos fogosos te sale por la culata

garchemodosilencio

 

También te puede gustar...